Cigarrillos electrónicos: aún hay muchas interrogantes

Consumer Reports magazine: 02-2014

Cigarrillos electrónicos

e-cigarette Un país al vapor
El uso de los cigarrillos electrónicos ha aumentado drásticamente a pesar de la preocupación sobre seguridad de los mismos.

Tal vez un amigo o un familiar tuyo usa uno. Tal vez hayas visto a alguien por ahí prendiendo un cigarrillo electrónico en un lugar donde creías que estaba prohibido fumar, como  en un restaurante o un estadio deportivo. O a lo mejor podrías ser tú mismo quien lo usa intentando dejar el hábito del tabaco.

Cualquiera que sea tu experiencia con los cigarrillos electrónicos, parece que estos dispositivos de baterías, que ofrecen un poco de nicotina en vapor y brindan la sensación de fumar un cigarrillo, llegaron para quedarse. Su venta creció de cerca de 500 millones de dólares en 2012 a un estimado de 1,500 millones en 2013. Tal cifra refleja un crecimiento de 200%, en contraste con la disminución constante en la venta de los cigarrillos.

Los cigarros electrónicos son comercializados como una alternativa más socialmente aceptable, pero ¿qué están respirando de verdad los usuarios y la gente a su alrededor? ¿Son seguros estos cigarrillos? Y  con sabores atractivos para los niños como Cherry Crush, Peach Schnapps y Vivid Vanilla, a quién están tratando en realidad de vendérselos?  Aquí hay respuestas a algunas preguntas clave sobre los cigarrillos electrónicos.

¿Qué hay en ellos?

El componente principal es un cartucho reemplazable de “jugo” un líquido que contiene nicotina, disolventes y sabores. Cuando el consumidor hace uso del dispositivo, la batería calienta la solución líquida, que se atomiza entonces en un vapor inhalable. Hay variación en los niveles de nicotina alegados.

Blu e-cigs, por ejemplo, ofrece cartuchos de diferentes potencias, desde la ausencia de nicotina a un rango de entre 13 a 16 miligramos; y cada cartucho contiene lo suficiente para 250 o más inhalaciones (“puffs”). Algunas otras marcas listan la nicotina como un porcentaje del volumen. Hay menos claridad en cuanto a lo que se usa para crear sabores como piña colada, vainilla, goma de mascar, y otros.

¿Cómo están regulados?

Por el momento no lo están. Al cierre de la edición de Consumer Reports, se esperaba que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) emitiera una norma propuesta que permitiría a la agencia regular los cigarrillos electrónicos como se hace con otros productos de tabaco.

Como consecuencia, eso podría resultar en restricciones a la publicidad o la venta a menores de edad, y probablemente exigirá a las empresas que revelen sus ingredientes y se ajusten a determinadas normas. Mientras tanto, las prohibiciones locales se han ido incrementando. Por el momento, algunos estados y municipios, el más reciente la ciudad de New York, han prohibido los cigarrillos electrónicos en parques públicos y espacios cerrados donde no se permite fumar. Puedes encontrar una lista de lugares donde hay estas prohibiciones en no-smoke.org/pdf/ecigslaws.pdf.

¿Son seguros para usar?

Aún no lo sabemos. Exponen a los usuarios y a las personas a su alrededor a menos toxinas que los cigarrillos de tabaco, pero eso no quiere decir que estén libres de riesgo. La nicotina es muy adictiva, por lo que los e-cigs, según advierten especialistas, podrían tener en sus sabores a frutas o dulces, una especie de gancho para niños o adolescentes, e inducirlos a fumar cigarrillos reales.

Y por el hecho de que no están regulados,  no se puede saber a ciencia cierta qué sustancias hay en ellos. En el 2009, la FDA detectó dietilenglicol, un producto químico tóxico que se utiliza en los anticongelantes, en algunas muestras de cigarrillos electrónicos, así como agentes cancerígenos llamados nitrosaminas en otros.

En cuanto al “vapor”, algunas dudas se mantienen. Un estudio de 2013 comparó el vapor exhalado de tres marcas de cigarrillos electrónicos y encontró que el vapor de e-cig contenía aproximadamente una décima parte del nivel encontrado en el tabaco. Sin embargo, el estudio no se enfocó en otros componentes potencialmente peligrosos del vapor, incluyendo formaldehído y partículas de metal.

¿Ayudan a los fumadores a dejar de fumar?

Podrían hacerlo, aunque no están aprobados como métodos efectivos para dejar de fumar por la FDA. Y lo mismo que con los métodos ya aprobados para dejar de fumar, los resultados no son muy impresionantes. En un estudio hecho a 657 fumadores publicado el otoño pasado, los e-cigs eran casi tan efectivos como los parches de nicotina y ligeramente mejor que los cigarrillos electrónicos con placebo que no contenían nicotina. Pero las diferencias eran menores y el número total de personas que dejaron de fumar con cualquier método fue bajo. Después de seis meses, cerca del 7% de los usuarios de cigarrillos electrónicos y el 6% de los que usaron parches de nicotina dejaron de fumar, en contraste con el 4% de aquellos que usaron cigarrillos electrónicos de placebo.

En resumen

La principal razón por la que es tan difícil decir si los cigarrillos electrónicos son seguros o no es que no ha habido el tiempo suficiente para descubrirlo. Tuvieron que pasar décadas para que se supieran los riesgos que implica consumir cigarrillos de tabaco, y nadie sabe todavía los efectos a largo plazo que tendrá inhalar este vapor. Si estás tratando de dejar de fumar los cigarrillos reales, concéntrate en los métodos mejor estudiados como: el chicle de nicotina, los parches y terapia psicológica. Y si no fumas, no empieces con los cigarrillos electrónicos solo por diversión.

Quién gana dinero en los cigarillos electrónicos

blu

Al principio, los cigarrillos electrónicos, en gran parte, eran la especialidad de pequeñas empresas basadas en el Internet. Pero luego llamaron la atención de las grandes compañías de tabaco, varias de las cuales ahora están detrás de las mayores marcas de cigarrillos electrónicos y con las campañas publicitarias más agresivas. El líder del mercado, Blu, pertenece a Lorillard, el fabricante de Newport, Kent y otras marcas de cigarrillos; Reynolds American (el fabricante de Camel) y Altria (que son dueños de Philip Morris USA, fabricante de Marlboro) también han entrado al juego y lanzaron las marcas Vuse y MarkTen, respectivamente. ¿Quieres otras señales de que los cigarrillos electrónicos ya están en la corriente popular? Victory Electronic Cigarettes cotiza en el mercado de valores Nasdaq. Y aún más revelador, ahora puedes encontrar una variedad de marcas de cigarrillos electrónicos en el Walmart o Sam’s club cerca de tu casa.

_____________________


Inscríbete para recibir Lo Nuevo Para Ti - nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.