Tolerancia cero

Consumer Reports magazine: 11-2016

Existe un tipo de infección hospitalaria que con frecuencia es mortal, y casi completamente prevenible. Nuestra investigación muestra que aunque las tasas han bajado, demasiadas instituciones aún están exponiendo innecesariamente a sus pacientes a bacterias peligrosas. A continuación encontrarás información sobre qué hospitales hacen un buen trabajo, y cuáles no. Además, te decimos cómo mantenerte seguro y mantener segura a tu familia.

 safe patient

Las líneas centrales manejadas cuidadosamente proporcionan medicamentos de asistencia vital a pacientes muy enfermos, pero si no se manipulan adecuadamente también pueden transportar bacterias mortales directamente al torrente sanguíneo. Fotos: Ed Kashi


Todas las infecciones se originaron en las líneas centrales, los conductos intravenosos usados para suministrar medicamentos, nutrientes y líquidos a los pacientes que más lo necesitan. Pero cuando no se manejan adecuadamente, las líneas centrales también se convierten en portadoras de bacterias, bombeando gérmenes directamente hacia el torrente sanguíneo de los pacientes más vulnerables del hospital. Una vez allí, las bacterias, incluyendo cepas graves como las de infecciones por estafilococo resistente a la meticilina (MRSA) que no se pueden controlar fácilmente con antibióticos, pueden propagarse al corazón y a otros órganos.

Con ese grupo de casos, Shore Medical Center era calificado entonces como uno de los peores en el país en la prevención de infecciones, de acuerdo con las calificaciones de hospitales de Consumer Reports, una situación que Rowe conocía muy bien. Y si el registro deficiente de infecciones no se solucionaba, esto podía costarle al hospital más que solo su reputación. El presidente Barack Obama había firmado recientemente la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, y entre sus estipulaciones se encuentra una que disminuía los pagos de Medicare a los hospitales que tuvieran demasiadas de estas infecciones. Rowe, una doctora especializada en medicina interna, tenía una trayectoria comprobada de mejorar la seguridad de los pacientes en muchos hospitales en donde había trabajado en el medio oeste. “Sabíamos que teníamos que hacer algo al respecto”, expresa ella ahora.

Nuse Rowe

Historia de éxito
Jeanne Rowe, M.D., (en el centro) ayudó a convertir al Shore Medical Center de New Jersey en uno de los mejores en el país en la prevención de infecciones de línea central, en parte al nombrar capitanes de seguridad como Jocelyn Sampson (a la derecha).

Costosa, mortal y evitable

Aproximadamente 650,000 personas desarrollaron infecciones después de ser hospitalizadas en hospitales de Estados Unidos en 2011, y 75,000 murieron, según los datos más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC). Eso convertiría a las infecciones adquiridas en los hospitales en la octava causa principal de muerte en la nación, justo detrás de la diabetes y justo delante de la gripe y la neumonía. Las infecciones de línea central son responsables de aproximadamente 5% de todas las infecciones adquiridas en los hospitales, afectando a más de 27,000 personas en 2015, indica la investigación. Y son un conjunto especialmente importante, dice Arjun Srinivasan, M.D., director asociado para los Programas de prevención de infecciones asociadas a la atención médica en los CDC.

Para empezar, estas infecciones son mortales, dando como resultado fatalidades en hasta un cuarto de los casos, en parte debido a que las personas que tienen las líneas intravenosas (IV) con frecuencia ya están débiles. También son costosas, promediando $46,000 en tratamientos, más que cualquier otra infección adquirida en los hospitales, de acuerdo con un estudio de 2013 en el Journal of the American Medical Association. Y estas son casi completamente prevenibles. Ya en el año 2001, Peter Pronovost, M.D., ahora vicepresidente ejecutivo para la calidad y seguridad del paciente en Johns Hopkins Medicine en Baltimore, elaboró una lista de verificación de seguridad similar a la que usan los pilotos antes del despegue. Él demostró que cuando el personal de la ICU cumplía con el protocolo, las infecciones de línea central se redujeron considerablemente e incluso se eliminaron.

map

Derrotar una infección mortal

Cuando llegó a Shore Medical Center, Rowe apostó por hacer de la lista de verificación de Pronovost una prioridad. Por todo el hospital se colgaron carteles de hombres y mujeres en la pose del Tío Sam, brazo derecho extendido con el dedo índice señalando, y con las palabras “Quiero que te laves las manos”. Se colocaron dispensadores adicionales de jabón y alcohol en gel en las habitaciones de los pacientes y alrededor de ellas. Los enfermeros empezaron a limpiar la piel de cada paciente con clorhexidina, un poderoso antiséptico, antes de insertar líneas centrales, y una vez más cuando era necesario cambiar el vendaje. Menos líneas centrales significan menos posibilidades de infección, así que los médicos revisaban cada día qué pacientes en realidad necesitaban la IV. Se nombró a un equipo secreto para recorrer el hospital y reportar al personal que no se lavara las manos antes de atender a los pacientes. “Las personas se comportan mucho mejor cuando creen que alguien los está observando”, dice Valerie DeJoseph, directora de calidad del hospital.

Pronto, el esfuerzo adicional dio sus frutos. En las calificaciones más recientes de Consumer Reports de aproximadamente 2,000 hospitales en la nación, Shore Medical Center obtuvo calificaciones superiores, al pasar 21 meses sin reportar una sola infección de línea central. (Para ver el desempeño de Shore y de todos los demás hospitales calificados, consulta CR.org/central-line-infections).

Aún hay demasiadas infecciones

Los protocolos de Pronovost, combinados con la amenaza de la reducción en el financiamiento federal y más responsabilidad pública, parecen haber ayudado no solo a Shore Medical Center, sino a muchos hospitales.

Aunque otras infecciones en los hospitales permanecieron constantes o disminuyeron solo un poco en los años recientes, aquellas relacionadas con las líneas centrales se redujeron a la mitad entre 2008 y 2014, de acuerdo con los CDC.

“Es una de las mejores historias de éxito de seguridad de los pacientes en la nación”, dice Srinivasan.

El análisis de Consumer Reports determinó una mejora en todo el país, en los grandes hospitales urbanos como Ochsner Medical Center en New Orleans y Johns Hopkins Bayview Medical Center en Baltimore, así como en los hospitales suburbanos o rurales más pequeños como Wuesthoff Medical Center en Rockledge, Fla. y Mercy Medical Center en Merced, Calif. Y sin embargo, el problema no se ha solucionado, dice Doris Peter, Ph.D., directora del Centro de Calificación de Salud de Consumer Reports.

“Los hospitales están avanzando en el camino correcto, pero el progreso está disminuyendo y demasiados hospitales no han abordado el problema adecuadamente durante los últimos 5 años”.

Eso es cierto incluso entre los principales hospitales docentes en el país, tales como Dartmouth-Hitchcock Medical Center en Lebanon, N.H. y Ronald Reagan UCLA Medical Center en Los Angeles, los cuales aparecen en nuestra lista de hospitales docentes con una puntuación baja. “Eso es contradictorio”, dice Peter. “Estos deberían ser lugares que representan lo mejor de nuestro sistema de atención médica”.

hospital infections time


Los administradores de estos hospitales dicen estar respondiendo. “Identificamos un problema con nuestra tasa de infecciones hace 2 años e implementamos medidas correctivas de inmediato”; dice George Blike, M.D. oficial en jefe de calidad y seguridad en Dartmouth. Como resultado, expresa, los datos más recientes del hospital, que el gobierno no ha publicado aún y por lo tanto no se reflejan en nuestras calificaciones, muestran que las tasas de infección están disminuyendo. Y aunque los administradores de los hospitales dicen que usan versiones de la lista de verificación de Pronovost, también indican que enfrentan desafíos especiales. Por ejemplo, Ronald Reagan UCLA dice que sus altas tasas de infecciones se debieron en parte a “la complejidad de los casos médicos y la gravedad de las enfermedades que tratamos”.

Pero los CDC en realidad intentan hacer un ajuste respecto a esos factores. Además, el análisis de Consumer Reports determinó que no hay evidencia clara de que los hospitales con más pacientes de Medicaid, una indicación de que tratan poblaciones más enfermas o con escasa atención médica, tengan un desempeño peor que los hospitales con menos pacientes de Medicaid.

Además, hay ejemplos en todo el país de hospitales que atienden a poblaciones similares con escasa atención médica pero que tienen un desempeño muy diferente contra estas infecciones. Por ejemplo, Maimonides Medical Center en Brooklyn, N.Y., aparece en nuestra lista de hospitales docentes con pocas infecciones de línea central, mientras que el cercano SUNY Downstate Medical Center University Hospital tiene tasas mayores a lo esperado para esas infecciones.

SUNY Downstate está respondiendo al tratar de promover una “cultura de seguridad” entre todos los miembros del equipo, dice Michael Augenbraun, M.D., director, de la división de enfermedades infecciosas en SUNY Downstate Medical Center.

El camino al cero

path to zero

El trabajo duro tiene su recompensa en Mount Sinai St. Luke’s-Roosevelt Hospital en la ciudad de New York, que celebra llegar a casi 1,000 días sin una sola infección de línea central en una de sus unidades de terapia intensiva (ICU).

Las infecciones de línea central alguna vez se percibieron como inevitables al tratar a los pacientes en las unidades de cuidados intensivos. “Pensábamos que podíamos reducirlas en un 10%”, dice Srinivasan, en los CDC. Pero en 2004, Pronovost, en Johns Hopkins, puso su lista de verificación a prueba en más de 100 unidades de cuidados intensivos (ICU) de Michigan. “En un plazo de 3 meses, las tasas se redujeron a la mitad”, él indica, y después de 18 meses, se habían reducido casi 70%. “Si los hospitales son meticulosos en el seguimiento de la lista de verificación, la mayoría de las infecciones se pueden prevenir”, indica.

Pero eso requiere la colaboración de todos, desde los administradores ejecutivos y los médicos hasta el personal de limpieza y los enfermeros. Maureen Jewell, R.N., directora de administración de la calidad y mejora del desempeño en Saint Francis Hospital en Wilmington, Del., comenta que fue importante hacer que todos se responsabilizaran por resolver este problema. “Pasamos mucho de nuestro tiempo motivando a los enfermeros para que informaran si el personal del hospital no estaba siguiendo la lista de verificación minuciosamente”, ella recuerda. “Tuvimos que dejar claro que en lo que se refería a estas infecciones, no eran los médicos quienes tomaban las decisiones, sino las enfermeras”. Al igual que el Shore Medical Center en New Jersey, Saint Francis Hospital mejoró de ser uno de los hospitales con más bajo desempeño en 2011 a ser uno de los mejores calificados.

Incluso algunos hospitales grandes en áreas urbanas han mejorado. Uno que sobresale es: Mount Sinai St. Luke’s-Roosevelt Hospital, en la ciudad de New York. El día que lo visitamos en octubre de 2016, la pizarra fuera de su ICU indicaba que llevaban 969 días sin una sola infección de línea central.

Para mantener esa racha, el personal del hospital está reevaluando constantemente su desempeño. Por ejemplo, una reunión mensual del personal reveló recientemente que algunos enfermeros no estaban usando un vendaje antiséptico nuevo y más eficaz porque no estaba incluido en el equipo empacado previamente usado para insertar una línea central, dice Emilia Mia Sordillo, M.D., la doctora a cargo de la prevención de infecciones en el hospital. Para el final de la semana, “todo el equipo empacado tenía el vendaje antiséptico correcto”, menciona. Rowe, la directora médica de Shore Medical Center, dice que prevenir las infecciones no es algo costoso ni tan complicado.

Solo se necesita un poco de capacitación, paciencia, y el compromiso para hacer las pequeñas cosas correctamente “cada día, con cada paciente”.

hospital infections

15 consejos para prevenir infecciones y mantenerse seguro en el hospital

hospital infections


Muchos hospitales han reducido el riesgo de las infecciones de línea central entre sus pacientes, pero muchos aún no lo han hecho. Y algunas veces suceden cosas malas incluso en los buenos hospitales. “Es por eso que tienes que estar alerta, cada vez y en cualquier lugar que entres a un hospital”, dice

Lisa McGiffert, directora del Proyecto de pacientes seguros de Consumer Reports. Estos son las medidas clave que debes tomar:

1. Revisa tu hospital.
Cuando sea posible, investiga tu hospital con anticipación y observa cómo se compara con otros en tu área en relación con las infecciones, la mortalidad y otras medidas de seguridad de los pacientes. Para comparar los hospitales en tu área, visita CR.org/hospital-ratings.

2. Pídele a un amigo o familiar que te acompañe.
Esa persona pude actuar como tu defensor, hacer preguntas y tomar notas. Una encuesta de Consumer Reports de 1,200 personas que estuvieron hospitalizadas recientemente determinó que quienes llevaron un acompañante fueron 16% más propensos a decir que el personal médico los había tratado con respeto. Los momentos más importantes para que alguien te acompañe son por la noche, los fines de semana y los días festivos, que es cuando hay menos personal y cuando cambian los turnos.

3. Lleva un registro.
Lleva una libreta y un lapicero cerca para que puedas tomar nota sobre lo que dicen los médicos y enfermeros, qué medicamentos te darán y las preguntas que puedas tener. Si observas algo que te preocupa, como un medicamento que no reconoces, toma nota o toma una fotografía con tu teléfono. También puedes usar tu teléfono para grabar tus ideas o las conversaciones que tengas con el personal. Aunque es posible que algunas personas no estén de acuerdo, "explícales que lo estás grabando para poder recordarlo después", dice McGiffert.

4 Insiste en la limpieza de las manos.
Pregunta a todas las personas que entren a tu habitación si se lavaron las manos con agua y jabón. El desinfectante de manos a base de alcohol no es suficiente para destruir algunas bacterias, tales como la peligrosa C. diff. No dudes en decir: “Lo siento, pero no vi que te lavaras las manos. ¿Te importaría hacerlo de nuevo?”

5. Mantén todo limpio.
Lleva toallitas con cloro para limpiar los barandales de la cama, las perillas, el teléfono y el control remoto de la televisión, los cuales son artículos que pueden tener bacterias. Y si tu habitación se ve sucia, pide que la limpien.

6. Cubre las heridas.
Algunos hospitales examinan las incisiones diariamente para verificar que no haya infecciones, pero al abrir el vendaje se expone el área a las bacterias. Las técnicas más recientes, sellar el sitio quirúrgico con pegamento para piel (en lugar de grapas, lo cual puede albergar bacterias) y los vendajes a prueba de agua que permanecen en su lugar de una a tres semanas sin quitarlos, reducen las probabilidades de una infección.

7. Consulta si aún necesitas la IV y los catéteres.
Pregunta todos los días si pueden quitarte las líneas centrales, los catéteres urinarios y otros tubos. Mientras más tiempo los tengas puestos, mayor es el riesgo de contraer infecciones.

8. Pregunta sobre los antibióticos.
Para muchas cirugías, debes tomarte un antibiótico 60 minutos antes de la operación. Pero la investigación sugiere que el tipo de antibiótico usado o el momento en el que lo administran es incorrecto en hasta la mitad de los casos.

9. Posterga la cirugía si tienes una infección.
Eso aumenta tu riesgo de desarrollar una nueva infección y empeorar la que ya tienes. Así que si tienes cualquier otro tipo de infección, digamos, un absceso dental, entonces debes postergar la cirugía, si es posible, hasta que esto se cure por completo.

10. Di no a las rasuradoras.
Con frecuencia es necesario quitar el vello del sitio quirúrgico, pero hacerlo con una rasuradora regular puede causar muescas que funcionen como una entrada para las bacterias. El enfermero debe usar una cortadora eléctrica en su lugar.

11. Cuestiona la necesidad de medicamentos para la acidez.
Algunos pacientes ingresan al hospital tomando ya medicamentos para la acidez como el lansoprazol (Prevacid) u omeprazol (Prilosec) o se los recetan después de su admisión al hospital. Sin embargo, estos medicamentos aumentan el riesgo de infecciones intestinales y neumonía, así que analiza si dejas de tomarlos antes de tu admisión, y una vez que estés allí, pregunta si en realidad los necesitas.

12. Prueba para MRSA.
Pide a tu cirujano que te haga una prueba de detección de infección por estafilococo resistente a la meticilina (Methicillin-resistant Staphylococcus aureus, MRSA), una bacteria potencialmente mortal que es resistente a los antibióticos, ya sea antes de ingresar o en el momento de la admisión, para que puedas tratar el problema y el personal del hospital pueda tomar medidas adicionales para protegerte a ti y a otras personas.

13. Cuídate de la diarrea.
Hazte una prueba de C. diff si tienes tres deposiciones blandas en un plazo de 24 horas. Si el resultado de la prueba es positivo, puedes esperar que se tomen precauciones adicionales.

14. Deja de fumar, incluso temporalmente.
No se te permitirá fumar en el hospital de todas formas, y dejar de fumar tanto tiempo como sea posible antes de la operación reduce el riesgo de infecciones.

15. Aséate la noche antes.
Pregunta sobre las precauciones que debes tener antes de ingresar al hospital, como bañarte con un jabón especial o usar toallitas antisépticas.

 

Peter Pronovost, M.D.,

Los principios de pronovost

Peter Pronovost, M.D., elaboró su lista de verificación para prevenir las infecciones de línea central hace más de 15 años, pero aún es la regla de oro. Si un familiar necesita una línea central, asegúrate de que el personal del hospital siga este protocolo al colocar o manipular las sondas intravenosas (IV):

> Lavarse las manos minuciosamente con agua y jabón o con una solución para manos a base de alcohol.

> Usar ropa de protección al insertar la línea, incluyendo mascarilla, gorro, bata y guantes; el paciente debe estar cubierto con una sábana estéril.

> Desinfectar la piel del paciente con el antiséptico clorhexidina.

> Evitar colocar la IV en la ingle.

> Revisar todos los días si es posible retirar el catéter.

Además, el sitio de la inserción se debe cubrir con gasa estéril o con vendajes de clorhexidina, y los encargados del cuidado deberían lavarse las manos antes de tocar al paciente o la línea y limpiar el puerto de acceso antes de cada uso.

Cómo mantener seguros a los pacientes: qué necesita suceder

Consumer Reports se enfocó primero en las infecciones hospitalarias en 2003, cuando exhortamos a los estados a aprobar leyes que requerían que los hospitales reportaran públicamente esos eventos. Una vez que los hospitales empezaron a hacer eso, nosotros empezamos a calificarlos respecto a las infecciones, esperando que “esto incentivara a los hospitales a buscar soluciones”, dice Lisa McGiffert, directora del Proyecto de pacientes seguros de Consumer Reports. Eso ha ayudado, pero hay mucho por hacer todavía. CR considera que el gobierno federal debe exigir a los hospitales que:

> Informen de inmediato sobre los brotes de infecciones o violaciones del control de infecciones de los pacientes, proveedores de atención médica, agencias estatales y federales y el público;

> Se sometan a inspecciones que verifiquen no solo si hay infecciones, sino también si tienen programas integrales de control de infecciones establecidos con la participación de todos, desde el personal de limpieza hasta el Director General; proporcionen un sistema para que los pacientes hagan un informe cuando ocurran infecciones, para mejorar el seguimiento de dichos eventos.

¿Tienes una historia que quisieras compartir sobre las infecciones en los hospitales? Visita CR.org/share-your-hospitalinfection-story.

- Por Hallie Levine

_____________________


Inscríbete para recibir Lo Nuevo Para Ti - nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.